Siempre adaptándolo a nuestras capacidades y posibilidades, el ejercicio de caminar puede resultarnos muy beneficioso. Basta con practicarlo media hora al día para mejorar nuestra salud cardiovascular y liberarnos del estrés

Caminar no cuesta dinero y, sin embargo, enriquece nuestra alma, libera nuestra mente y cuida de nuestro cuerpo. Pocos ejercicios resultan tan terapéuticos y adecuados para casi cualquier edad.

Según la European Society of Cardiology caminar unos 20 minutos todos los días nos va a permitir cuidar de nuestro corazón y disfrutar de un gran bienestar. Es más, según este trabajo, podríamos ganar entre 3 y 7 años más de vida.

Entonces… ¿Por qué no ponerlo en práctica? Solo necesitas unas buenas zapatillas y un escenario agradable por donde andar y que, además, favorezca tu oxigenación. Ideal si vas al campo o una zona verde habilitada para caminar.

Te ofrecemos 5 buenas razones por las que deberías empezar hoy mismo.

Caminar, un buen remedio antiestrés

Algo que debemos tener muy en cuenta es que el mayor enemigo para nuestra salud son el estrés, la rutina y los pensamientos negativos.

En ocasiones, el simple hecho de hacer todos los días lo mismo acaba “automatizando” nuestro cerebro, y no hay nada más peligroso que un cerebro falto de estímulos y descanso.

  • Salir a andar, sin presiones, sin más obligaciones, solo con una botella de agua y bien equipados para ello supone una liberación mental que nuestras neuronas agradecen.
  • Se relativizan pensamientos, oxigenamos nuestras células y, de pronto, la vida pierde “su rigidez” para permitirnos ser más libres.
  • Caminar nos ayuda además a reconectar con nuestras necesidades emocionales. Iniciamos un diálogo interno liberador que relaja muchas de nuestras estructuras cerebrales para regular la neuroquímica asociada al estrés.

Walk Park

Caminar nos vuelve más creativos, encontramos nuevas soluciones a nuestros problema

Puede parecer una tontería, pero algo tan sencillo como cambiar de “escenario”, poner en marcha nuestro corazón y aportar mayores niveles de oxígeno a nuestro cerebro, favorece la liberación de determinados neurotransmisores que van a conseguir lo siguiente:

  • Regular nuestros niveles de cortisol (a mayor nivel aparece el estrés, pero en un límite adecuado favorecemos la motivación y la energía).
  • Se reorganiza la neuroquímica de nuestro córtex frontal, ahí donde establecemos planes, metas, donde aparecen nuevas ideas favorecidas por nuestras emociones, ahora más relajadas.
  • Otro aspecto que debemos tener en cuenta es que las personas estamos acostumbradas a movernos casi siempre por los mismos escenarios, y por espacios más bien pequeños.
  • Algo tan sencillo como salir a andar por el campo nos trae nuevos olores, sensaciones, nuevos estímulos visuales. Una mente más relajada y rodeada de estímulos placenteros tiene la capacidad de generar nuevas y mejores ideas.

Así que si en algún momento te sientes atrapado o presionado ante un problema, ya lo sabes: sal a caminar.

Deja un comentario