Angela Buza resbaló, golpeó una cubeta llena del líquido que utilizan para freír, y se lo volcó encima. Sufrió quemaduras severas en los brazos y en las piernas. La mujer es la gerente del local, ubicado en Melbourne, Australia, y debió someterse a cirgías en las que le hicieron injertos de piel

Deja un comentario