El poder la palabra es verdadero, por lo que debes saber elegirlas también a la hora de discutir o entablar conversación, ya que hay frases que pueden herir a tu pareja.

Las palabras tienen mucha influencia tanto en el emisor como en el receptor.

Las palabras tienen un enorme poder tanto para quien las expresa como para quien las recibe. Aun las oraciones más pequeñas no deben subestimarse. Cada sílaba tiene el potencial de inspirar, ayudar o hacer mucho daño. Este efecto es todavía más fuerte cuando viene de la pareja. Conoce 7 frases que pueden herir.

Cuando alguien está enojado no piensa con claridad lo que dice y puede lastimar a su pareja. Esto trae como consecuencia sentimientos negativos. En una unión amorosa se busca precisamente eso, afecto y respeto.

Una pareja tiene altos y bajos, por lo tanto, es necesario pensar bien antes de actuar en una discusión con el otro. Decir lo que crees que sientes en ese momento puede ocasionar problemas graves y el verdadero final del amor.

¿Cuáles son las frases que pueden herir?

Probablemente ya las hayas mencionado, pero hay unas expresiones que debes evitar a toda costa en tu relación. Fíjate en estas frases que pueden herir y que tal vez no pensabas que podían arruinar tu vínculo al lesionar emocionalmente a tu pareja.

  1. “Lo siento, pero…”. Pedir disculpas diciendo ‘pero’ no ayuda a crear confianza, credibilidad ni intimidad.
  2. “¿Ah, sí? pero si tú…”. Darle la vuelta a las cosas en contra de tu pareja puede terminar con una conversación. Esto se percibe como una amenaza para la conexión que han formado.
  3. “Tú siempre…”. Esta frase abre la puerta para una discusión infinita y hará que tu pareja se sienta atacada.
  4. “Eres igual que…”. Señalar las similitudes entre tu pareja y alguien que ella no quisiera ser es una forma peligrosa de criticar.
  5. “No sé por qué estoy contigo”. Si eres tan valiente para expresar eso, deberías serlo para irte de una vez.
  6. Gritar groserías.
  7. “Mi ex jamás hubiera hecho esto”. Exigirle a tu actual pareja lo mismo de tu anterior relación es una actitud inmadura que puede tener graves consecuencias.

Las microagresiones

Las microagresiones son el maltrato psicológico que llamamos encubierto, ya que deviene de pequeños y circunstanciales ataques verbales por parte de los cónyuges. Se van dando en la vida cotidiana y se van haciendo costumbre, a tal punto de que comienzan a formar parte de la rutina en detrimento de la autoestima.

Son maltratos que no dejan huellas físicas, no se ven y quizás, si nos sentimos mal, solamente lo comentamos con las personas de nuestro entorno. No lo sabemos hasta que nuestra relación alcanza un desgaste tal que ya no tiene vuelta atrás.

Por ejemplo, algunas frases que pueden herir incluyen sarcasmos como “no pasa un solo día sin que me regales una torpeza nueva” y “déjame a mí hacer eso, tú eres un desastre”, que son altamente dañinos. Más aun si añades la frase de remate: “te lo digo con cariño”.

Estas y muchas otras similares son circunstancias que se suceden a diario y se confunden con querencia, pero van siempre minando y generando un cansancio en la persona afectada. La van golpeando poco a poco.

¿Cómo actuar?

Discutir tiene su arte y no es sinónimo de pelear. La manera de hablarse, precisamente, influirá mucho en la magnitud del conflicto. Algunos de losvalores para evitar las situaciones incómodas son la empatía, el respeto, la humildad y la generosidad. Estas frases pueden encaminar la discusión en una buena dirección:

  • “Tienes razón en esto que dices”. Esta frase es una oportunidad de llegar a un punto medio con la pareja.
  • “Me siento (así) cuando dices eso”. Iniciar con esta oración brinda una apertura para confesar sentimientos y estrechar lazos de confianza. Además, es una puerta para que tu pareja también exprese cómo se siente.
  • “Lo siento si te ha molestado. Cuéntame exactamente qué sientes y así puedo comprenderte mejor…”. Olvídate de asumir o adivinar cuáles son los sentimientos o emociones de tu pareja. Permite que la conversación tenga espacios para la comprensión.
  • “¿Por qué no intentamos apoyarnos mutuamente?”. El acercamiento honesto invita a la unión de ambas partes para transformar o culminar una discusión de manera positiva. Los gestos y tonos de voz suaves, el contacto físico y las miradas ayudan en este tipo de reconciliación.

Los malentendidos siempre formarán parte de una relación interpersonal y de pareja en particular. Para llevarlas por buen camino es necesario aplicar un concepto exitoso para todos los aspectos de la vida: la comunicación y, por supuesto, evitar frases que puedan herir.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

fuente..mejorconsalud

Deja un comentario