Las Pruebas Nacionales

Si consultamos al público silente, ese que no tiene voz, ese que no sabe nada pero que se ríe pícara mente de los funcionarios, de sus discursos y afirmaciones cargadas de optimismo, de este país donde todo va bien y se pondrá mejor cada año con el nuevo presupuesto que manejan los honorables ministros; seguro tendríamos una opinión muy diferente a la del señor Ex Ministro de educación, Carlos Amarante Baret, de la educación Dominicana.

Con 20 años de pruebas nacionales no hemos avanzado nada; los alumnos de los Liceos no saben escribir ni leer bien, no tienen ortografía, no saben expresarse y mucho menos saben pensar de modo coherente.

Basta con visitar sorpresivamente cualquier Liceo del país y elegir uno o varios estudiantes y hacerle una prueba en el aula; posiblemente obtendrán mejores resultados y no tendrán que gastar 85 millones de pesos por año en unas  pruebas nacionales que no han mejorado el nivel de nuestros estudiantes.

Con una visita sorpresa de los técnicos de educación se podría ver a los profesores y profesoras  que ponen  un cuestionario a sus alumnos y salen a los pasillos a hacer chistes y cuentos, mientras los alumnos toman ese recreo adicional para realizar toda clase de travesuras.

Es muy fácil decir que los resultados que dio a conocer el Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA) no reflejan los avances que en materia de educativa  hemos tenido, porqué nos  medimos con los países más avanzados; pero señor Ministro después del último lugar no hay nada y es ahí donde estamos colocados.

Por qué  no asumir la responsabilidad y reconocer que saben que han gastado mucho dinero y están logrando muy poco en materia educativa, 20 años de pruebas nacionales, más de 80 millones por año para estar en el último lugar en la larga fila de 72 países y aun queremos defendernos y justificarnos en vez de reconocer que debemos buscar otros caminos, otros senderos que nos conduzcan a mejor.

En una ocasión al preguntarle a una estudiante que había pasado las pruebas nacionales, y sin embargo, decía que no sabía nada, entonces ¿cómo pasaste? , jugando me dijo; jugando a lo tima rinde dos pingue…

La educación es la base fundamental para el desarrollo de los pueblos, pero debe ser programada para alcanzar ese desarrollo, no sostener y mantener un sistema opresor que mantiene a las grandes mayorías estancadas, mientras una élite se enriquece y eleva su nivel de vida a distancias astronómicas de las grandes masas.

La educación como práctica de la libertad, decía Pablo Fraire; sino hace al hombre, la educación pierde su esencia. Para ello tiene que ser equitativa, todos los extractos sociales han de recibir la misma cátedra de enseñanza y las mismas oportunidades, de lo contrario pasaran 50 o 100 años y seguiremos en el mismo círculo, fortaleciendo una sociedad injusta de pies a cabeza.

 

 

 

 

Escritor: José Enerío Vásquez

Acerca de Rosalba vasquez

Interesante

Ismael Reyes: Se incendiaría el país, si el Gobierno no detiene el plan macabro contra la RD

El presidente del Partido Demócrata Institucional (PDI), doctor Ismael Reyes Cruz, denunció que está en …